De lo común a lo extraordinario

En la vida he cometido muchos errores y muchas veces me he equivocado sin saberlo, y es que no siempre he tenido a alguien que me indique el buen camino o como hacer las cosas, pero afortunadamente como todo ser humano he tenido la capacidad de aprender de ellos y muchas veces he logrado enmendarlos, un ejemplo es la forma en que solía beber café.

El café para mí era solo eso, café y nada más que solía acompañar con algún saborizante o azúcar, sí ignorante y con los ojos vendados viví mis primeros años como universitaria, en donde cada noche de desvelo y estudio me acompañó un vaso de cualquier café, a veces el más barato, a veces el más dulce, todo dependía de mi presupuesto y  la disponibilidad de café que hubiera en ese momento, pero desafortunadamente este método para mantenerme despierta no funcionó para mí, ya que la cafeína solo me daba más sueño, ese fue el primer acercamiento que mi cuerpo tuvo con el café. Tiempo después lo tomaba por socializar, veía a mis amigas o primas en cafeterías para platicar mientras bebía cualquier cosa,  “latte caramel” o cappuccinos con algún sabor “x”,  en fin, el café que pedía era solo eso, café que tiene que saber a café y ya, motivo por el cual nunca tuve ni la mínima intención de ver como la preparaban.

Pero afortunadamente mi novio me rescató de ese mundo de café quemado, viejo, sobre-extraído, lleno de ocratoxinas, etc. Él siempre fue fan del café , me invitaba a visitar muchas cafeterías, y fue ahí donde descubrí el maravilloso mundo del café, al principio me negaba a conocer más, siempre pedía una opción alterna al café, pero poco a poco me di cuenta que todo era diferente, que en estos lugares se preocupaban por la preparación de la bebida, que el café era química, ahí fue donde nació mi gusto por el café, en primera instancia  por la química, me di cuenta  que el café es más que café, es ciencia pura en donde hay una infinidad de moléculas, procesos, reacciones químicas, usos en la medicina, etc.  Ahí fue mi primer atracción al café y gracias a mi carrera (QFB) pude entenderlo  un poco más, entender ese mundo que a muy pocos les interesa o conocen. Comencé a interactuar más con mi novio y aprendía de él, simplemente me contagió de la pasión por el café, sin embargo todavía faltaba algo, adquirir el gusto por la bebida, al principio me resultaba difícil tomarla sin azúcar o algún sabor, no fue fácil quitar mis malos hábitos, ya que uno no nace con un paladar gourmet , a pesar de mi gusto por la ciencia del café aún me resultaba difícil apreciar un café con buena acidez ya que es un proceso que lleva tiempo en el cual hay que educar al paladar poco a poco, y es que el paladar del mexicano está tan acostumbrado a las cosas dulces o muy condimentadas que resulta difícil percibir toda la organoléptica que hay detrás de cada cosa que comemos, después de beber muchas tazas de café sin azúcar y asistir a cursos de catación, fui educando mi paladar,  disfrutaba cada taza, descubrí que no todo el café sabe igual, que detrás de cada taza hay infinidad de notas y que ese sabor característico dependerá desde el proceso, tueste preparación, etc. Así fue como pase de ser una bebedora común a una más exigente, comencé a poner atención a la preparación de mi bebida y a visitar cafeterías donde el barista sabe lo que está haciendo, conoce el café y el proceso que este llevó, en donde la elaboración de la bebida es todo un arte, americanos en distintos métodos artesanales y cada uno te da un perfil, cappuccinos aterciopelados sin azúcar y sin canela,  sí,  sin canela que opaque el sabor del café, cada cappuccino, latte o americano que bebía lo apreciaba y valoraba más al saber todo el proceso que llevó para poder llegar a mi taza, una vez que descubrí el café de especialidad bien preparado nunca volví a ser la misma, nunca más un café soluble, viejo o quemado y sí, uno se vuelve exigente y espera más, ahora resulta difícil tomar cualquier café, ya no disfrutas cualquier cosa ni ir a cualquier lugar a tomar un cappuccino sólo porque este bonito, ya no, no me dejó llevar por la apariencias , y sí algunos amigos y familia puede tacharte de payaso, pero es que una vez que pruebas el café bien hecho ya no hay marcha atrás.  Él café me fue envolviendo poco a poco tanto que tome algunos cursos y fui leyendo cada vez más, hasta que finalmente me adentre por completo en este mundo, pues en el café y ahora vivo la química analítica en los tds, la termodinámica del tueste, la farmacología del grano, etc., simplemente para mí el café es ciencia.

Por Laura Renedo

artelatte

Compartir con los amigos en redes sociales
Facebook Twitter Pinterest Plusone Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Posterous Email

5 Comments

  1. 6-3-2015

    Me siento identificado con tu comentario, inicie tomando café por frío, el lugar donde laboraba el aire acondicionado estaba muy fuerte, al grado que usaba chamarra durante el día, inicie tomando café de maquina de 8 pesos hace 10 años aproximadamente, muy bueno por no decir dulce, pase por el oxxo, 7 eleven y algunos solubles (hasta estos hay que saber preparar, hay un Nescafe Gourmet bueno para las visitas inesperadas), actualmente me encuentro en la etapa de ver mas allá de mis narices, grados, segundos, gramos, cantidades, etc… a parte de hacer mas exigente el paladar, exiges a tu olfato a trabajar en conjunto con el, en definitiva voy para el mismo camino, un paladar mas exigente, bueno o malo no lo se, pero seguro estoy que es lo que mi gusto pide, si alguien critica eso en este momento, lo invito a tomar un buen café para platicarlo y al final me diga si continua pensando igual.

    Saludos

  2. 10-14-2015

    Tu articulo es muy bueno para mi actualmente me encuentro buscando las mejores cafeterías DF con el objetivo de armarlas en un directorio y ofrecerle al buen conocedor del café la oportunidad de saber cual es la cafeterias DF que mas cerca le quede y con un sabor verdadero a café sin mucho dulce o algún producto que haga que el sabor del café desaparezca un poco, espero poder encontrar las mejores cafeterías del DF.

    Saludos
    Daniel

  3. 3-7-2016

    Yo también me “descompuse” despues de haber probado el cafe de especialidad nunca más cafe quemado con hongos o saborizado…

  4. 4-25-2017

    Como todo principio a un amor tan hermoso al café, por mas que también he tenido malas experiencias en esa búsqueda de un café perfecto Comprendí que todo esta basado en seguir probando y experimentando siguiendo los consejos de grandes baristas y amantes del café. No se si habrá un sabor perfecto pero seguiré buscándolo pero inclusive si lo encontrara seguiría buscando por que el inconformismo es nuestra naturaleza.

  5. 7-21-2017

    hola, escribo para decir que me agrada demasiado esta página. me encanta sus redacciones y sobre todo las imágenes. aunque sería genial y creo que hablo por todos los que nos gusta esta página, que subiera mas contenido, nuevas historias como la de “el café pendiente”. saludos desde xalapa, veracruz.
    barista de café kariva 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El mejor café de México

Uno siempre busca en internet, por las calles o por las recomendaciones de amigos y conocidos la cafetería perfecta, la...

Cerrar